martes, 22 de julio de 2014

Palabras que no se dicen se arrojan


Se hacía difícil mantener una conversación más allá de una pregunta y respuesta evasiva, la encontraba ausente, cada vez más distante, dejó de contestar sus llamadas, el silencio lo hirió en lo más profundo y lo traslado a un terreno de arenas movedizas que iban devorándolo sin compasión, ¿en qué había fallado?, pensó que todo lo que no se llega a comprender tarda más tiempo en racionalizarse, ¿pero cómo se puede racionalizar lo que no se comprende? fueron días amargos, sabía que pensar en una relación era una quimera, sus palabras habían sido de una claridad palmaria, ‘jamás tendré una relación contigo’ le había espetado, pensó en las mil maneras diferentes en que se puede expresar lo mismo sin hacer sangre en el interlocutor, se sintió vilipendiado y pensó que no se puede perseguir a quién no quiere ser perseguida, le vino a la memoria la escena de la película de la boda de mi mejor amigo cuando Julia Roberts persigue a Delmort Mulroney y éste a su vez a Cameron Díaz y Rupert Everett le pregunta a Julia y a ti quién te persigue? Nadie, lo captas? ahí está la respuesta, ella había definido a Julia como una idiota, ahora el idiota era él…

Veda Lontana

No hay comentarios:

Publicar un comentario