jueves, 5 de marzo de 2015

De chopos y pensamientos




Se tumbada entre los chopos y mirando al cielo pasaba horas contemplando el tintineo de las hojas que parecían interpretar una melodía de colores, el viento las mecía de un lado a otro y ellas dejándose vapulear se erguían sabedoras de su belleza.

Aquél lugar era el refugio secreto de su nostalgia, el rincón de sus sueños imposibles, por ello, cuando los pensamientos invadían su cabeza para estorbar el momento, encendía su pequeño reproductor y dejaba que la voz de Bianca Castafiore  hiciera vibrar  el temperamento de los robustos chopos recobrando, de ese modo, la simbiosis perdida.

Aquella tarde se levantó una brisa suave que se tornó violenta, las hojas de los chopos comenzaron a agitarse con furia, el sol se replegó detrás de las nubes tiñendo la tarde de un gris anodino, comenzaron a caer gruesas gotas de lluvia que rebotaban juguetonas sobre las hojas de los chopos, allí tumbada contemplaba el espectáculo hasta que comenzó a sentirse intimidada por la intensidad con la que las gotas caían, se levantó y se echó su pequeña manta sobre la cabeza, el aire olía a tierra mojada, aspiró con fuerza sintiendo como su cuerpo se embriagaba,  extendió los brazos  tirando de las puntas de la manta y empezó a girar sobre si misma mirando al cielo, la lluvia empapaba su cuerpo pero ella continuaba girando con la mirada en las infinitas copas de los chopos que se movían amenazantes como si le estuvieran riñendo a las nubes, de repente oyó gritar a su pensamiento ¿qué ha sido verdad en él?, ¿qué ha sido verdad en él?, calló de rodillas exhausta al suelo mientras su pensamiento le repetía una y otra vez ¿qué ha sido verdad en él?, ¿qué ha sido verdad en él?, observó su pequeño reproductor ahogado por el agua y sujetándose la cabeza comenzó a vociferar all’ alba vinceró, vinceró, vinceró…

Veda Lontana 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada